Recibe mis post a tu Mail

martes, 29 de noviembre de 2011

Azucena Villaflor.....

Siempre me pareció atractivo Puerto Madero. En vida era un lugar coqueto, muy Menemista. La gente cerraba los negocios allí. Bebían su champagne burbujeante, y las mujeres usaban los escotes mas pronunciados a la hora de cerrar un trato. Todo parecía andar bien, insisto, parecia. Lo cierto es que el dicho "Cuando el barco se hunde los primeros en irse son las ratas" podría traspolarse a lo que contare a continuación:
Como Madero esta comunicado por una serie de Diques, los propietarios de los fastuosos departamentos , que eran dueños (en su mayoria) de yates, veleros o barcos, lógicamente cuando se propago la plaga Zombie, de escape frente a la inminente amenaza. De hecho, fueron los primeros en irse. Algunos se fueron al Uruguay, o alguna isla perdida. Vaya uno a saber donde. Me encontré con muchos sobrevivientes del holocausto zombie por esa zona. Quizá como soy padre, me detengo mas en cosas que me son semejantes. Recuerdo una mujer, con su pequeña niña. No recuerdo su nombre, dios....juro que trato pero es inútil. Ella tenía un hermano mayor que lamentablemente, fue interceptado por una jauría de zombies, el pobre infeliz se canso de pedir ayuda. Era demasiado tarde. La mujer estaba desbordada, por lo poco que hablamos, si entendi bien era secretaria de algún jefe, de esos que huyeron en barco muy valientemente. La nena se hizo compañerita de Naatan:
- Donde esta tu mami - preguntaba ella
- Mi mami nos abandono - contesto Naatan, con recelo
- mi mami nunca me abandonaría, verdad Mami? -

-Jamás - fue la respuesta de esa mujer.

Naatan me miro. Nuestras pupilas cargadas de conectividad, solas se entendieron. No sabíamos si lo mejor era terminar con esto, y que en esa mugrosa habitación de Puerto Madero se llenara de pronto de zombies Fashion. Seria muy fácil. Y seria muy estúpido después de lo que pase para que Naatan estuviera en este mundo terminara todo de modo tan absurdo.
Dormimos una noche en esa habitación. Mientras los niños dormían ella aprovecho esa tregua para llorarme en el hombro. Nos miramos a los ojos. Su cabello tapaba uno de sus ojos. Fue la excusa perfecta para quitarselo con mis dedos enclenques. Cuando el mundo esta en un cesto de basura. Los que lo habitamos estamos tan falemicos de cariño. Así fue que una cosa lleva a la otra. Hicimos el amor en medio de cemento , zombies y pequeños angelitos dormilones.
Al amanecer, fue todo puro acting. Ella delante de la pequeña me desconocía. Delante de Naatan yo la trataba como siempre. La niñita tenía un mal habito, que era que caminaba agarrada de la mano de ella. Era un grave error, y yo se los marque.
Casi doblando por Azucena Villaflor , pudimos divisar algunas provisiones medicas. Lo cierto es que a Naatan cada tanto le agarraba una tos horrible. Cuando eso pasaba era un peligro. Si algún maldito zombie que no tuviera podrido los tímpanos nos oía, iría como autómata a buscarnos. Allí había un Farmacity. Encontré varias drogas útiles. Y una barra de sniker escondida debajo de las góndolas. Naatan nunca había probado algo así.
- es muy dulce papi- observaba
- eso lo llamamos chocolate hijo, te gusta? -
- sabe raro, mejor terminalo vos - sentencio

La niña estaba sacando su lengua en el reflejo de una heladera rot, mientras la madre estaba en esos pasillos que solían meterse las mujeres. La veía mirar un frasco y sonreír. Me preguntaba de que se estaría riendo. De repente oímos un ruido agudo, que me estremeció por completo, y que a Naatan me agarrara la mano casi por instinto. La niña. Era la niñita que gritaba.

Continuara......

[El posteo de este blog es de mi exclusiva autoria. Se prohibe la copia o divulgación de dicha información sin mi autorización siendo una violación de la ley de propiedad intelectual ]

No hay comentarios:

Publicar un comentario